De acuerdo con el reporte El valor de la educación: un trampolín para el éxito elaborado por HSBC,  el 54 por ciento de los padres mexicanos reconoce que hubiera deseado comenzar el ahorro para la educación de sus hijos en una etapa más temprana.

Por otro lado, el 99 por ciento desean que sus hijos tengan una educación universitaria y 69 por ciento espera que continúen con un posgrado; 86 por ciento de ellos, incluso, considera la posibilidad de enviarlos a estudiar al extranjero.

Para que estas metas se cumplan, el dinero es un factor determinante. Con el aumento de precios, la educación privada parece en ocasiones algo inalcanzable, sobre todo cuando se trata de una carrera profesional. El costo promedio de una licenciatura en una universidad privada va desde los 125 mil a 930 mil pesos, de acuerdo con datos del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

A pesar de ello, muchos padres se esfuerzan para costearlo, sin embargo, hay imprevistos que pueden llegar a afectar la estabilidad económica de la familia y con esto, la posibilidad de solventar este gasto. De hecho, alrededor del 70 por ciento de los jóvenes universitarios en México no termina sus estudios en una universidad privada debido a la incapacidad económica de saldar su educación, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

En este sentido, para poder garantizar esta educación, existen seguros especializados, conocidos como educativos, que son un instrumento financiero que tienen como objetivo respaldar, a través de una inversión a largo plazo, la educación superior de los hijos.

En este sentido, para poder garantizar esta educación, en Castillo y Asociados contamos con SeguBeca: un programa de ahorro y protección, con un vencimiento dotal (entrega de capital) al término del contrato que tiene como objetivo garantizar la educación universitaria o el desarrollo profesional del niño(a) asegurado, viva o no el contratante, quien puede ser papá o mamá.

Este seguro educativo se calcula en relación a la edad del beneficiario (entre más pequeño esté nuestro hijo, es mejor pues la prima es menor), la periodicidad del pago del mismo (anual, semestral, trimestral o mensual) y las coberturas que se adquieran.

Es importante considerar, que este producto puede contratarse en dólares americanos o en Unidades de Inversión (UDI), ambas opciones son buenas aunque esta última es más estable y ayudará a que tu dinero no pierda poder adquisitivo con el paso del tiempo.

¿Qué ver antes de contratar el seguro?

De acuerdo con la Condusef, antes de contratar un seguro educativo debes evaluar estos factores:

  1. No mientas u omitas en la información que proporciones, si lo haces es posible que se rescinda el contrato.
  2. No firmes solicitudes en blanco.
  3. Considera que el pago del seguro será a largo plazo para que tenga el efecto deseado.
  4. Infórmate de todas las opciones, costos y beneficios, luego compara.
  5. Lee bien las condiciones generales del producto, aclara todas las dudas y verifica que cumpla con tus expectativas de asegurar la carrera universitaria de tus hijos.
  6. Si optas por una aseguradora, corrobora que cuente con cédula expedida por la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas para realizar esta actividad.
  7. Solicita que te entreguen un recibo expedido por la institución como constancia del pago de la prima.
  8. Pregunta si se aplica un cargo extra por elegir la forma de pago mensual, trimestral o semestral.

¿Cómo funciona SeguBeca?

Cuando el asegurado, en este caso el niño(a), llegue con vida al término del contrato o plazo del seguro (una vez cumplidos los 18 años), el plan le otorga un importante respaldo económico para el pago de sus estudios superiores. Es oportuno mencionar que la persona que recibirá el dinero es el contratante de la póliza y solamente éste podrá cobrarlo sin ser posible que lo haga otra persona en su lugar.

Si el menor llegara a fallecer, la compañía le regresa al contratante las primas pagadas para el seguro básico invertidas hasta ese momento.

En caso del fallecimiento del contratante, Seguros Monterrey New York Life, pagará la suma asegurada al beneficiario designado y la SeguBeca quedaría automáticamente pagado, entregándose el importe de los estudios al niño(a) asegurado(a) al cumplir los 18 años.

Beneficios adicionales para el contratante

Cláusula de muerte accidental: en caso de fallecimiento del contratante, se duplica la suma asegurada, y dependiendo de las causas, se puede triplicar.

Cláusula del pago de suma asegurada por invalidez total y permanente del contratante: si por accidente o enfermedad el contratante se incapacita, se le entrega la suma asegurada en 24 mensualidades. Es bueno mencionar que el seguro para el contratante se puede incrementar en relación al SeguBeca del niño(a).


Si tienes la oportunidad de contratar un seguro de este tipo, no lo dudes, recuerda que nadie está exento a los accidentes o imprevistos, pero sí podemos protegernos ante ellos. La educación de tus hijos es el mayor legado que les puedes dejar.

Si deseas más información puedes revisar en nuestra página web el apartado SeguBeca, o bien contactar con un Asesor al (01) 55 3536 3718 o enviar un correo electrónico a atencionaclientes@castilloyasociados.mx

Fuente: Castillo y Asociados

Seguros educativos: entre más pronto mejor

Bernabé Castillo Tenorio


Mi carrera inició en Seguros Monterrey, en el año de 1975. Junto con mi esposa Elisa Ayala, formamos la firma de asesoría financiera Castillo y Asociados (seguros, fianzas e inversiones) con más de 40 años de experiencia en el mercado mexicano.


Post navigation


Me interesa mucho tu opinión