Debido a los nuevos hábitos de vida, se ven más niños y adolescentes que cada vez duermen menos, sufren pesadillas, les cuesta concentrarse, padecen de insomnio, entre otras alteraciones del sueño. Todas estas situaciones derivan también en un aumento de las probabilidades de padecer sobrepeso u obesidad.

La obesidad infantil se ha convertido en un problema de salud de primer orden en nuestro país, problema que está presente no sólo en la infancia y la adolescencia, sino también en población en edad preescolar. Según el ENSANUT (Encuesta Nacional de Salud y Nutrición), uno de cada tres adolescentes de entre 12 y 19 años presenta sobrepeso u obesidad. Para los escolares, la prevalencia combinada de sobrepeso y obesidad ascendió un promedio del 26% para ambos sexos, lo cual representa más de 4.1 millones de escolares conviviendo con este problema.

Hasta ahora la causa se centraba en la falta de ejercicio y en la mala alimentación, pero existe un nuevo acelerador de la obesidad infantil: la falta de sueño.

En Castillo y Asociados participamos en las tareas de prevención, así como en la formulación e implementación de soluciones personalizadas para lograr que los asegurados vivan con tranquilidad cada día. Contratando nuestros Seguros de Gastos Médicos Mayores, contarás con acceso a toda nuestra red médica, tarifas accesibles y el respaldo de contar con una protección médica segura para toda tu familia.

Relación entre falta de sueño y sobrepeso

Según los expertos, la explicación entre la falta de sueño y el sobrepeso es química ya que la falta de descanso repercute en algunas hormonas reguladoras del apetito y la acumulación de grasas. Una peor calidad del sueño altera la leptina y produce resistencia a esta hormona, incrementando la ingesta. Es decir, las personas que duermen mal, comen más.

Trastornos del sueño en los niños

Algunos niños duermen pocas horas porque “hipotecan” tiempo de descanso a cambio de jugar con la videoconsola, ver la televisión o conectarse a Internet. A la vez, aumentan los trastornos del sueño en este grupo de población. Según los expertos, entre un 25% y un 30% sufre algún problema relacionado con el sueño.

El insomnio es el trastorno más frecuente en la infancia, aunque hay otros problemas que dificultan el descanso de los más pequeños.

También son frecuentes los terrores nocturnos, cuando el niño se despierta de forma abrupta, gritando, en estado de pánico. Esto no ocurre porque sueñe con algo que le da miedo, no es una pesadilla. Según los expertos, los terrores nocturnos pueden deberse a una dificultad para hacer una transición del sueño profundo al sueño superficial. Las pesadillas se distinguen de los terrores nocturnos porque el menor recuerda qué soñaba, pero también pueden dificultar el descanso. Son muy comunes en la infancia temprana y tienen una mayor frecuencia entre los 3 y 6 años.

Otro trastorno del sueño típico de la infancia es el sonambulismo. El niño sonámbulo puede levantarse de la cama, caminar, abrir los ojos… Se calcula que 1 de cada 10 escolares habrá caminado dormido por lo menos una vez en su vida. En general, remite con el paso del tiempo y no es síntoma de problemas psicológicos u orgánicos.

Una correcta higiene del sueño

La mayoría de los casos de insomnio infantil es porque no se ha adquirido de manera correcta el hábito de dormir. Un niño debe dormir hasta 10 horas por la noche, con lo que lo recomendable es seguir estas rutinas:

  • Cada día deben acostarse y levantarse a la misma hora.
  • No deben jugar a videojuegos, ver la televisión o navegar en Internet antes de ir a dormir.
  • No tienen que tener Internet o televisión en la recámara.
  • Deben de dormir con la luz apagada.
  • Evitar actividades estimulantes en las horas en las que hay tendencia a la somnolencia.

En definitiva se trata de un problema de responsabilidad de los padres hacia el uso de sus hijos de Internet, los celulares, las videoconsolas, la televisión… Ellos son los primeros que tienen que concienciarse de que es necesario que sus hijos descansen más.

Si deseas más información sobre nuestros Seguros de Gastos Médicos Mayores, puedes contactar con un Asesor al (01) 55 3536 3718 o enviar un correo electrónico a atencionaclientes@castilloyasociados.mx

Fuente: Castillo y Asociados

Reduce la obesidad infantil con más descanso

Bernabé Castillo Tenorio


Mi carrera inició en Seguros Monterrey, en el año de 1975. Junto con mi esposa Elisa Ayala, formamos la firma de asesoría financiera Castillo y Asociados (seguros, fianzas e inversiones) con más de 40 años de experiencia en el mercado mexicano.


Post navigation


Me interesa mucho tu opinión