En México el consumo de sal por persona oscila entre 11 y 12 gramos: más del doble de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que son 5 gramos, lo que afecta considerablemente a la salud, aumentando el riesgo de padecer hipertensión arterial.

Un exceso de sodio hace que el cuerpo retenga líquidos, añadiendo una carga extra al corazón y a los vasos sanguíneos y en consecuencia, se presenta la hipertensión arterial: enfermedad que daña el corazón, el cerebro e incluso los riñones.

En México unos 30 millones de personas son hipertensas; es decir, la enfermedad afecta a tres de cada 10 adultos en el país.

Una mayor prevención es clave para fortalecer y recuperar la salud en nuestro país. En Castillo y Asociados participamos en las tareas de prevención, así como en la formulación e implementación de soluciones personalizadas para lograr que nuestros asegurados vivan con tranquilidad cada día. Te brindamos la mejor solución para ti gracias a nuestros Seguros de Gastos Médicos Mayores.

Ante este panorama lo más recomendable es reducir el consumo de sal, aunque no siempre parece sencillo conseguir ese objetivo. Lo interesante es que el gusto por la sal lo adquirimos, de modo que lo podemos modificar y educar hasta lograr que disminuya. A medida que se ingiere menos sal, la preferencia por lo salado también se reduce.

Para ello, te compartimos los siguientes consejos:

  • Comer más alimentos frescos ya que contienen menos sodio.
  • Sazonar con especias y hierbas aromáticas ayuda a reducir de forma paulatina la añadidura de sal a los platos. Puedes utilizar jugo de limón, ajo, pimienta, cilantro, perejil o albahaca.
  • Reducir el uso de la sal al cocinar y dejar que cada comensal agregue la cantidad que desee en los platos individuales, como las ensaladas.
  • Cocinar los alimentos al vapor: al no haber un medio con el que el alimento entra en contacto, no hay cesión de sustancias y se conserva mejor el contenido natural del sodio del alimento.
  • ¡Cuidado con la sal oculta en los alimentos elaborados! Esta es la más difícil de rehuir. Conviene reducir la ingesta de productos procesados, y en su caso, escoger los elaborados con menos sal o sodio (ver y comprobar la información de la etiqueta nutricional).
  • La sal marina, por su sabor más fuerte, permite emplear menos cantidad para dar sabor a las comidas.
  • Sustituir la sal por una de bajo contenido en sodio: aporta la mitad de sodio que la sal común.

Para asegurar unos hábitos alimentarios correctos, debes de leer con atención las etiquetas de los productos ya que expresan a menudo el contenido de sal en gramos (g). El sodio, aunque se utiliza como sinónimo, no es sal. Por este motivo, para conocer la cantidad exacta de sal, hay que multiplicar por 2,5 los gramos señalados en sodio. Por ejemplo, si la etiqueta de una lata de atún en escabeche informa de que sus 100 gramos contienen 0,59 g de sodio, esto significa que contiene 1,47 gramos de sal.

¡Seguro y ahora pensarás dos veces echarle sal a la comida antes de disfrutarla! Es probable que no necesite más sal…

Si deseas más información sobre nuestros Seguros de Gastos Médicos Mayores, puedes contactar con un Asesor al (01) 55 3536 3718 o enviar un correo electrónico a atencionaclientes@castilloyasociados.mx

Fuente: Castillo y Asociados

¡Reduce el consumo de sal y evita la hipertensión!

Bernabé Castillo Tenorio


Mi carrera inició en Seguros Monterrey, en el año de 1975. Junto con mi esposa Elisa Ayala, formamos la firma de asesoría financiera Castillo y Asociados (seguros, fianzas e inversiones) con más de 40 años de experiencia en el mercado mexicano.


Post navigation


Me interesa mucho tu opinión