El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en mujeres, tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. La incidencia crece debido a una mayor esperanza de vida, el aumento de la urbanización y la adopción de modos de vida occidentales.

Tan sólo en México cada año se diagnostican aproximadamente 23 mil nuevos casos -esto es más de 60 al día- muchos de ellos en etapas avanzadas, de acuerdo con datos de la Secretaría de Salud.

Octubre es el Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama y se celebra en todo el mundo, lo que contribuye a aumentar la atención y el apoyo prestados a la sensibilización, la detección precoz, el tratamiento y los cuidados paliativos.

La prevención es la piedra angular para tratar esta enfermedad ya que cuando las mujeres se autoexploran y se hacen la mastografía, el cáncer se puede detectar en etapas primarias. En Castillo y Asociados ayudamos a la mujer a cumplir sus metas y a asegurar su protección y la de su familia. Vida Mujer es un programa que le brinda apoyo económico en caso de padecer cáncer femenino y le ofrece, también, un beneficio exclusivo contra aquellos padecimientos comunes en la mujer, así como complicaciones del embarazo y del recién nacido.

Cómo prevenirlo

El control de factores de riesgo específicos modificables, así como una prevención integrada eficaz de las enfermedades no transmisibles que promueva los alimentos saludables, la actividad física y el control del consumo de alcohol, el sobrepeso y la obesidad, podrían llegar a tener un efecto de reducción en la incidencia de cáncer de mama a largo plazo.

Detección precoz

Aunque se puede lograr cierta reducción del riesgo mediante medidas de prevención, esas estrategias no pueden eliminar la mayoría de los cánceres de mama que se registran en los países de ingresos bajos y medios. Así pues, la detección precoz con vistas a mejorar el pronóstico y la supervivencia del cáncer de mama sigue siendo la piedra angular del control de este tipo de cáncer.

De acuerdo con la OMS hay dos métodos de detección precoz:

  • el diagnóstico precoz o el conocimiento de los primeros signos y síntomas en la población sintomática, para facilitar el diagnóstico y el tratamiento temprano, y
  • el cribado, es decir, la aplicación sistemática de pruebas de tamizaje en una población aparentemente asintomática. Su objetivo es detectar a las personas que presenten anomalías indicativas de cáncer.

La mamografía es el único método de cribado que se ha revelado eficaz hasta el día de hoy. Si su cobertura supera el 70%, puede reducir la mortalidad por cáncer de mama en un 20%-30% en las mujeres de más de 50 años en los países de ingresos altos (IARC, 2008).

El tamizaje, basado en esta técnica, es muy complejo y absorbe muchos recursos, y no se ha hecho ninguna investigación sobre su eficacia en los entornos con recursos escasos.

Autoexploración mamaria

No hay datos acerca del efecto del cribado mediante autoexploración mamaria. Sin embargo, se ha observado que esta práctica empodera a las mujeres, que se responsabilizan así de su propia salud. En consecuencia, se recomienda la autoexploración para fomentar la toma de conciencia entre las mujeres en situación de riesgo, más que como método de cribado.

Signos y síntomas del cáncer de seno

Descubrir el cáncer de seno tan pronto como sea posible da más probabilidades de que su tratamiento sea eficaz. No obstante, conocer los signos a los que debe prestar atención no reemplaza a los mamogramas ni a otras pruebas de detección. Las pruebas de detección pueden ayudar a encontrar el cáncer de seno en sus etapas iniciales, incluso antes de que aparezca algún síntoma.

El síntoma más común del cáncer de seno es una nueva masa o protuberancia. Una masa no dolorosa, dura y con bordes irregulares tiene más probabilidades de ser cáncer, aunque los tumores cancerosos del seno pueden ser sensibles a la palpación, blandos y de forma redondeada. Incluso pueden causar dolor. Por este motivo, es importante que un médico con experiencia en las enfermedades de los senos examine cualquier masa o protuberancia nueva, o cualquier cambio en los senos.

Otros posibles síntomas del cáncer de seno incluyen:

  • Hinchazón de parte o de todo el seno (aunque no se sienta una protuberancia definida)
  • Irritación o hendiduras en la piel
  • Dolor en el seno o en el pezón
  • Retracción (contracción) de los pezones
  • Enrojecimiento, descamación o engrosamiento de la piel del seno o del pezón
  • Secreción del pezón que no sea leche materna

Algunas veces un cáncer de seno se puede propagar a los ganglios linfáticos de las axilas o alrededor de la clavícula y causar una protuberancia o inflamación ahí, aun antes de que el tumor original en el tejido del seno sea lo suficientemente grande como para poderlo palpar. Un médico debe examinar también los ganglios linfáticos inflamados.

Aunque cualquiera de estos síntomas puede ser causado por otras afecciones distintas al cáncer de seno, si los presentas, debes notificar a tu médico para encuentre la causa.

Debido a que los mamogramas no encuentran cada cáncer de seno, es importante que estés al pendiente de los cambios en tus senos y conocer los signos y síntomas de este cáncer.

Si deseas más información sobre Vida Mujer, puedes contactar con un Asesor al (01) 55 3536 3718 o enviar un correo electrónico a atencionaclientes@castilloyasociados.mx

Fuente: Castillo y Asociados

Octubre: el mes de lucha contra el cáncer de mama

Bernabé Castillo Tenorio


Mi carrera inició en Seguros Monterrey, en el año de 1975. Junto con mi esposa Elisa Ayala, formamos la firma de asesoría financiera Castillo y Asociados (seguros, fianzas e inversiones) con más de 40 años de experiencia en el mercado mexicano.


Post navigation


Me interesa mucho tu opinión