El 85 por ciento de los padres, es decir 4 de cada 5, financia la educación de sus hijos utilizando sus ingresos diarios, es decir, solamente con el pago de su salario. Sin embargo, las familias millennials tienen una mayor preferencia por utilizar mecanismos de ahorro e inversión que las de generaciones anteriores. Esto es lo que desprende el estudio “El valor de la educación: Cada vez más alto”, realizado por HSBC.

En Castillo y Asociados contamos con SeguBeca: un programa de ahorro y protección, con un vencimiento dotal (entrega de capital) al término del contrato que tiene como objetivo garantizar la educación universitaria o el desarrollo profesional del niño(a) asegurado, viva o no el contratante, quien puede ser papá o mamá.

“El valor de la educación: Cada vez más alto”

De acuerdo al informe, sólo 8 por ciento de todos los encuestados está financiando la educación de sus hijos a través de ahorros o planes de inversión específicos para la educación. En cambio, los padres millennials, son más propensos (en 13 por ciento de los casos) a utilizar este método que los padres de generaciones anteriores (5 por ciento). Un contraste similar expone el hecho de que 88 por ciento de los padres de generaciones anteriores están pagando la educación de sus hijos a través de sus ingresos diarios, en comparación con 79 por ciento de los padres millennials.​

Mauricio del Pozzo, director general de HSBC Seguros, considera que los datos del estudio implican que comienza a haber una diferenciación en materia de cultura financiera respecto a generaciones anteriores:

“Los millennials comienzan a adquirir productos financieros específicos para la educación, eso es muy relevante”.

Otros métodos que los padres de familia, en general, consideran para el pago de la educación de sus hijos son los ahorros generales / inversiones / seguros (17 por ciento), préstamos generales (en 6 por ciento de los casos), y la herencia u otro pago único (2 por ciento).

Universidades en el extranjero y posgrados, los favoritos

Este estudio también revela que el 45 por ciento de los padres encuestados consideraría que sus hijos estudiaran en el extranjero, incluso cuando 41 por ciento de ellos no sabe cuánto costaría.

Esto va de la mano con una gran deseo (en 95 por ciento de los casos) de que los hijos hagan un posgrado. Según el estudio, es más probable que los padres consideren la realización de un posgrado (42 por ciento) que los estudios de licenciatura (23 por ciento).

Sin embargo, una de las principales problemáticas que acompaña estas ambiciones por parte de los padres es que al no ahorrar de manera anticipada y constante, éstos se enfrentan a cantidades muy grandes cuando desean comenzar el ahorro.

Este desafío se agudiza al tener en cuenta que los principales destinos para realizar estudios en el extranjero, según las familias, son Estados Unidos (en 47 por ciento de los casos), Canadá (43 por ciento) y Alemania (36 por ciento).

Entre los mayores obstáculos que los padres ven para que sus hijos puedan tener una educación foránea, destacan los costos más altos (46 por ciento), la inestabilidad económica y sus consecuencias en el tipo de cambio (43 por ciento), e incluso la inestabilidad política, según 31 por ciento de los encuestados.

Educación en línea, sólo si es más barata

La educación en línea, a medida que avanza la tecnología, se presenta como una alternativa, una premisa con la que coincidió 71 por ciento de los encuestados, quienes considerarían una carrera para sus hijos en esta modalidad si fuera mucho más barata que la tradicional.

Sin embargo, qué tan barata sea la modalidad tiene un gran peso, ya que la mayoría de los padres de familia encuestados (30 por ciento) sólo consideraría una educación online si disminuye los costos en más de 50 por ciento, y 26 por ciento lo haría si el precio bajara en 75 por ciento.

En la misma línea, 8 por ciento indicó que no sería una opción factible “ni aunque fuera gratis”; 6 por ciento expresó que sería una alternativa sólo si fuera gratis, y sólo 4 por ciento pagaría el mismo costo que por una educación presencial.

Aunque los beneficios financieros son los que más destacan los encuestados, la principal desventaja para 44 por ciento de los padres de familia es que existe una menor relación con profesores personales, así como menos oportunidades de interacción con compañeros.

La mejor opción: SeguBeca

SeguBeca es un seguro educativo que contribuye a proteger y construir la estabilidad financiera de la familia. Se trata de un compromiso con nuestros hijos que nos ayuda a prever para salvaguardar su bienestar.

Este programa/seguro se presenta en dos versiones de contratación: dólares norteamericanos o moneda nacional en UDIS. Nosotros les recomendamos que se haga en UDIS ya que conservan el poder adquisitivo del dinero con el paso del tiempo.

¿Cuál es momento más adecuado para adquirir SeguBeca?

Para empezar a ahorrar, la mejor ocasión es cuando tus hijos acaban de nacer, ya que así tendrás más tiempo para cumplir tu objetivo y las cantidades que destines a su seguro serán menores, permitiéndote tener una economía familiar más sólida.

La herramienta financiera también tiene el beneficio de ser un seguro de vida que en caso de fallecimiento o en caso de sufrir cualquier incidente que impidiera que el padre o lo madre volvieran a trabajar (invalidez total y permanente), otorgaría la suma asegurada en ese momento. Adicional a esto, una vez cumplidos los 18 años, los hijos recibirían el monto previsto para cubrir su educación, asegurando con esto que se cumpla con el compromiso que como padres se plantearon.

Si deseas más información puedes revisar en nuestra página web el apartado SeguBeca, o bien contactar con un Asesor al (01) 55 3536 3718 o enviar un correo electrónico a atencionaclientes@castilloyasociados.mx

Fuente: Castillo y Asociados

Millennials, los que más planean el ahorro para educación de sus hijos

Bernabé Castillo Tenorio


Mi carrera inició en Seguros Monterrey, en el año de 1975. Junto con mi esposa Elisa Ayala, formamos la firma de asesoría financiera Castillo y Asociados (seguros, fianzas e inversiones) con más de 40 años de experiencia en el mercado mexicano.


Post navigation


Me interesa mucho tu opinión