A muchos niños les cuesta estudiar o no les gusta y esta es una de las grandes preocupaciones de los padres, que desean que sus hijos sean exitosos.

Sin embargo, si queremos que nuestros hijos estudien de manera autónoma lo antes posible, debemos de enseñarles cómo hacerlo y motivarlos. Si les gusta de pequeños, seguirán probablemente estudiando cuando sean mayores y nada mejor que poder pensar con tiempo suficiente en el ahorro para sus estudios universitarios.

En Castillo y Asociados les apoyamos con un plan en el que los estudios universitarios de sus hijos quedarán garantizados, pues formarán un capital que se entregará a sus descendientes aunque lleguen a faltar. SeguBeca es el seguro con el que cubres tu vida y la de tu pareja mientras formas el capital para asegurar los estudios universitarios de tu hijo(a) y brindarle el mejor legado: su educación.

Hay cuatro factores que influyen en el éxito académico:

Factores internos: son los que dependen de uno mismo, como la capacidad intelectual o las habilidades en áreas concretas. Sin embargo, hay otros factores que se pueden modificar como el nivel de atención o bien, el grado de motivación. En esto los padres pueden apoyarlos estando atentos para detectar posibles dificultades que surjan en la trayectoria escolar de los hijos. Por ejemplo, se puede incrementar el nivel de atención con juego, proporcionarle pautas para facilitar la memorización o bien, aportar alicientes que aumenten su interés por el estudio. Es conveniente estar atento a ese “lenguaje negativo” que a veces los estudiantes se dicen a sí mismos como “no puedo con esta lección” o “voy a reprobar la materia”, “esto es imposible” etc. Los padres deben de transmitirles la creencia de que pueden con todo lo que se propongan.

Factores ambientales: se refieren al lugar de estudio y sus características. Es conveniente tener en cuenta:

  • El lugar de estudio debe ser tranquilo y silencioso.
  • Tiene que tener buena iluminación, prefiriendo la luz natural y disponiendo la artificial de manera que no haya un claro contraste luz-oscuridad y que entre por el lado opuesto a la mano con la que escriban. Por la izquierda si son diestros, por la derecha si son zurdos.
  • La mesa y la silla deben estar situadas de forma que la posición de su espalda sea adecuada: recta y apoyada.
  • Debe estar ordenado y con los materiales de estudio a mano.
  • Debemos ventilar unos minutos tras cada hora u hora y media de estudio.

Hábitos de estudio: se refiere a las conductas del niño que se llevan a cabo en todas las fases de estudio, tanto en la escuela como en casa. Una conducta que se repite se transforma en hábito, y a partir de ese momento, realizarla supone un esfuerzo menor.

  • En la escuela: es bueno recordarles como padres que nunca se queden con dudas y que deben estar atentos a lo que los maestros dicen.
  • En casa: siempre deben estudiar en el mismo lugar así como tener un mismo horario de estudio. Esta es una obligación que deben de asumir. Cuando “pacten” el horario de estudio con los hijos, debe de tener cabida (si realizan), las actividades extra curriculares o extra escolares como la práctica de algún deporte, estudiar música, danza, idiomas, manualidades, etc.

Técnicas de estudio: son las estrategias que usamos a la hora de estudiar. Cómo leemos, el subrayado, el esquema, cómo memorizamos… La norma fundamental es que las técnicas “activas” son las que mejor asientan los aprendizajes: “lo que se hace, se aprende mejor que lo que se oye y lo que se ve, mejor que lo que se escucha”.

Este sería un ejemplo de algunas técnicas de estudio:

  1. Explorar: es bueno hacer una primera lectura del texto para ir viendo la estructura y detectar las ideas fundamentales.
  2. Lectura: después de esta primera exploración, se realiza una segunda lectura en profundidad, es decir, comprensiva. En esta segunda acción deben de comprender cada una de las palabras e ideas que quiere transmitir el texto.
  3. Subrayar: deben de poder resaltar con un marcador aquellas palabras fundamentales. No es recomendable que sean frases completas porque el subrayado pierde su valor visual.
  4. Realizar un esquema: aquí es donde empieza la elaboración del material a aprender. El esquema debe de ser corto y permitir, en un golpe de vista, entender la estructura del material y las ideas principales.
  5. Resumir: el niño tiene que poder expresar de manera escrita y con sus propias palabras lo que ha leído. No debe copiar, evitando que transcriba el texto ya que es una tarea mecánica que no les obliga a elaborar la información por sí mismo.
  6. Retener: la información se puede memorizar por repetición, pero cuando realmente se asienta, en la memoria a largo plazo es con las normas mnemotécnicas con las que aprenderán a organizar la información y a retenerla. Por ejemplo: con dibujos explicativos.
  7. El repaso: para evitar que los conocimientos se olviden, es fundamental repasarlos de manera periódica, planificando e integrando el repaso en el horario de estudio. Por ejemplo: a los dos días del primer estudio, se debe repasar, y así sucesivamente, hasta que llegue el día del examen. A cada repaso, recordarán más conceptos de lo estudiado, tienen mayor fluidez y seguridad en explicarlo.

SeguBeca es el seguro educativo que brinda tranquilidad y contribuye a proteger y construir la estabilidad financiera de las familias. Si deseas más información puedes contactar con un Asesor al (01) 55 3536 3718 o enviar un correo electrónico a atencionaclientes@castilloyasociados.mx.

Fuente: Castillo y Asociados

Métodos para motivar a estudiar a los hijos

Bernabé Castillo Tenorio


Mi carrera inició en Seguros Monterrey, en el año de 1975. Junto con mi esposa Elisa Ayala, formamos la firma de asesoría financiera Castillo y Asociados (seguros, fianzas e inversiones) con más de 40 años de experiencia en el mercado mexicano.


Post navigation


Me interesa mucho tu opinión