Las mujeres a partir de los 40 años y hasta los 54, aproximadamente, viven en su cuerpo una serie de cambios que se engloban dentro de la denominada perimenopausia y menopausia.

A partir de la adolescencia, el factor hormonal pesa como una losa en la vida de la mujer. Se le atribuyen, merecidamente o no, cambios de humor, irascibilidad… pero lo cierto es que las hormonas femeninas cumplen una función “protectora” en la salud de la mujer. Cuando a partir de los 40 sus niveles empiezan a descender, es hora de prestar especial atención a algunas áreas de la salud femenina.

En Castillo y Asociados ayudamos a la mujer a cumplir sus metas y a asegurar su protección y la de su familia. Vida Mujer es un programa que le brinda apoyo económico en caso de padecer cáncer femenino y le ofrece, también, un beneficio exclusivo contra aquellos padecimientos comunes en la mujer, así como complicaciones del embarazo y del recién nacido.

Estos son los cambios que cualquier mujer a partir de los 40 debe de prestar atención:

Los niveles hormonales empiezan a variar

La menopausia supone el cese de la menstruación, que llega acompañado de un acusado descenso de los niveles de estrógenos y progesterona, hormonas que hasta entonces ayudan a “velar” por la salud tanto del aparato reproductor femenino como cardiovascular, e incluso de los huesos.

Alteraciones en el sangrado menstrual, sofocaciones, trastornos del sueño, irritabilidad, alteraciones del estado anímico, alteraciones músculo-esqueléticas, cambios en la piel y sequedad vaginal, son algunos de los síntomas de este proceso de cambio en la mujer.

Cuando se manifiestan estas primeras señales, es hora de acudir al ginecólogo, fundamentalmente para descartar otros trastornos o patologías como pólipos, miomas o enfermedades malignas.

Aumentar la vigilancia contra el cáncer

Determinados tipos de cáncer aumentan de forma considerable en la mujer a partir de los cuarenta años. Éstos son los más frecuentes:

Cáncer de mama: la mama es un órgano diana al que afecta considerablemente los cambios hormonales en la mujer. Su incidencia aumenta a partir de los 40 años, por ello es de vital importancia acudir al ginecólogo y que se realice la correspondiente mamografía.

Cáncer de endometrio: es el tumor maligno del aparato genital femenino más frecuente después de los 50 años. Para la detección de este tumor, el ginecólogo dispone fundamentalmente de una buena historia clínica, que incluya antecedentes familiares de la paciente, así como de una ecografía transvaginal.

Cáncer de ovario: este tipo de cáncer es de muy difícil diagnóstico y también uno de los más frecuentes a partir de los 45 años. Sus índices de supervivencia son bajos por no existir un método de diagnóstico precoz.

Tumores en el aparato genital femenino: constituyen la cuarta causa de neoplasias del aparato genital femenino. Su aparición también aumenta con la edad y su máxima incidencia está en la séptima década de la vida, aunque ha habido un aumento en los últimos años en su aparición en mujeres entre 45 y 60 años, en relación con la exposición al VPH (Virus del Papiloma Humano).

Incontinencia urinaria: la incontinencia es la alteración del suelo pélvico más habitual en mujeres de más de cuarenta años y condiciona negativamente la rutina diaria de la mujer, reduciendo su calidad de vida. Es más común en mujeres que han pasado por partos vaginales, que padecen obesidad o estreñimiento.

Control ginecológico a partir de los 40

El aumento en la prevalencia de determinadas patologías en mujeres de más de cuarenta años aconseja un seguimiento ginecológico que incluya, al menos, una historia clínica detallada para descubrir posibles factores de riesgo y  exploración clínica de la paciente (tacto bimanual y exploración de mamas) y citología cervical y ecografía transvaginal para la detección temprana de patología uterina, endometrial u ovárica.


Si deseas más información sobre Vida Mujer, puedes contactar con un Asesor al (01) 55 3536 3718 o enviar un correo electrónico a atencionaclientes@castilloyasociados.mx.

Fuente: Castillo y Asociados

La salud de la mujer a partir de los 40 años

Bernabé Castillo Tenorio


Mi carrera inició en Seguros Monterrey, en el año de 1975. Junto con mi esposa Elisa Ayala, formamos la firma de asesoría financiera Castillo y Asociados (seguros, fianzas e inversiones) con más de 40 años de experiencia en el mercado mexicano.


Post navigation


Me interesa mucho tu opinión