Durante el transcurso de la vida útil de un automóvil, existen cientos de averías que nuestro vehículo va a sufrir. Algunas de ellas son muy frecuentes y pueden pasarnos incluso más de una vez y con el mismo coche, complicándonos el día e incluso teniendo que pagar costosas reparaciones para arreglar el desperfecto.

Por esta razón, en Castillo y Asociados queremos compartirte algunas de las averías más comunes en los autos y cómo puedes prevenirlas.

Averías en la Batería

Lo más común es encontrarse con descargas de la batería que se producen por un calor extremo o un frío invernal excesivo. En estos casos, se acostumbra a utilizar cables para batería y con ayuda del motor de otro vehículo, se arranca y la batería se vuelve a cargar automáticamente.

En el caso de que la batería esté agotada, probablemente tendrás que llamar a una grúa para que la traslade hasta el taller mecánico más cercano. La otra opción es comprar una batería nueva y colocarla.

Para que esto no te pase, se recomienda que cada vez que visites el taller mecánico te revisen la batería. Debes de tener en mente que una batería dura de promedio unos tres años, así que debes ser cuidadoso después de este plazo. También debes quitar el ácido en las terminales para asegurar su buen funcionamiento y no olvides apagar las luces de tu auto cuando no lo utilices.

Problemas con las llantas

Que se te ponche una llanta por el mal estado de la vía es una de las averías más frecuentes que te pueden suceder pero es por una causa que se escapa a nuestro control.

La mayoría de ocasiones, los problemas de neumáticos derivan de un mal uso, un mantenimiento nulo o una caducidad de neumáticos que olvidamos de revisar. Recuerda que la prevención es la mejor arma para evitar accidentes.

Sobrecalentamiento

Existen muchas razones por las que tu vehículo puede sobrecalentarse. Sin embargo, la más común es la falta de anticongelante, por lo que debes inspeccionar regularmente los niveles de este líquido. Asegúrate también de realizar a tiempo los cambios de aceite para prevenir el desgaste excesivo entre las partes móviles de tu motor.

Revisar los discos de freno

Los discos de freno están situados en las ruedas y cuando la pastilla de freno roza con ellos se desgastan con mayor facilidad e incluso pueden llegar a deformarse. Por eso, es muy importante cambiarlos cuando están desgastados si no queremos tener problemas de frenos más graves.

De promedio, unos discos de freno estándar tienen una duración de unos 90 mil kilómetros con lo que cuando llegues a ello, lo más aconsejable es acudir a tu taller mecánico de confianza y que te los revisen. Uno de los síntomas claros que podrás llegar a percibir si algo falla en tus discos es que el volante vibra cuando frenas.

Pon atención a tu tablero

Otro error que cometemos es no prestar atención a los indicadores del tablero. El motor tiene sensores que nos muestran si hay algún desperfecto mecánico que debe ser atendido por un profesional.

Llevar tu auto al servicio de acuerdo al calendario sugerido y realizar sencillas tareas de mantenimiento es la mejor forma de evitar cualquier problema en tu vehículo.

Sin embargo, los imprevistos ocurren y es mejor estar preparado. Recuerda que en Castillo y Asociados te brindamos la cobertura que necesitas contratando nuestro Seguro para Vehículos que te va a permitir circular con mayor tranquilidad. Si deseas más información puedes contactar con un Asesor al (01) 55 3536 3718 o bien, enviar un correo electrónico a atencionaclientes@castilloyasociados.mx.

Fuente: Castillo y Asociados

¿Cuáles son las averías más comunes en un automóvil?

Bernabé Castillo Tenorio


Mi carrera inició en Seguros Monterrey, en el año de 1975. Junto con mi esposa Elisa Ayala, formamos la firma de asesoría financiera Castillo y Asociados (seguros, fianzas e inversiones) con más de 40 años de experiencia en el mercado mexicano.


Post navigation


Me interesa mucho tu opinión