El colesterol es un tipo de grasa que las personas llevamos en la sangre y de acuerdo con la cantidad que circule, puede ser un gran aliado o un mortal enemigo. Una parte del colesterol lo obtenemos en los alimentos, específicamente los de origen animal (carnes, embutidos, mariscos, huevos y leche) y otra parte se forma en el organismo, principalmente en el hígado, cumpliendo varias funciones en el cuerpo.

Cuando nuestro organismo tiene un exceso de colesterol, el factor de padecer un infarto o un ictus es elevado, así como una amenaza muy seria para la salud del corazón. La hipercolesterolemia, además, afecta a muchas personas. La dieta es clave para prevenirlo y reducir esos niveles excesivos, que tantos problemas vasculares provocan.

En Castillo y Asociados trabajamos en la prevención, que es la clave para fortalecer y recuperar la salud en nuestro país. Con nuestro Seguro de Gastos Médicos Mayores contarás con una red extensa de médicos y hospitales que te ayudarán a combatir cualquier padecimiento.

¿Qué alimentos me ayudan a bajar el colesterol?

Avena: en su composición aúna un conjunto de sustancias cuyo efecto ha demostrado la reducción de las tasas de colesterol plasmático: grasas insaturadas (no mucha cantidad, pero sí de buena calidad, como el ácido graso esencial linoleico), avenasterol, fibra y lecitina. El avenasterol es un fitosterol con capacidad de disminuir la absorción de colesterol en el intestino, al igual que la lecitina.

Puedes consumir la avena en copos, mezclada con frutas, leche o yogur. Los copos de avena sirven también para espesar cremas y purés y para dar sabor y consistencia a una sopa de verduras.

Aceite de oliva: está considerado como uno de los mejores antioxidantes naturales gracias a su alto contenido en grasas monoinsaturadas y polifenoles, que reducen el nivel de colesterol malo y aumentan el colesterol bueno.

Legumbres: algunos fitoquímicos de las leguminosas están implicados de forma directa en la reducción del colesterol sérico y en la prevención de la formación de la capa de ateroma que degenera en enfermedades cardiovasculares. Las lectinas favorecen el transporte de colesterol sanguíneo y su metabolismo y reducen así el riesgo de acumulación en las paredes de las arterias. Las saponinas disminuyen la absorción de colesterol en el tracto digestivo, por lo que su aportación también es beneficiosa. Además, las legumbres tienen un alto contenido en fibra y nos aportan muchas proteínas. Algunas legumbres son: garbanzos, frijoles, lentejas, chícharos…

Nueces: este fruto seco nos da un aporte interesante de ácido alfa-linolénico, que el organismo transforma en ácidos grasos omega-3 y contiene también fitosteroles, ambos reconocidos por su papel en la reducción del colesterol. Sin embargo, debido a que es un alimento muy calórico, debemos de consumirlo con prudencia. Lo ideal es comer un puñado de nueces a diario (4-6 unidades) o bien solas, o bien consumirlas en ensaladas, arroz o pasta.

Berenjena y algunas frutas: como manzanas, uvas, fresas y cítricos. El efecto hipocolesterolemiante de estos vegetales se debe en parte a su aporte de fibra: un compuesto que limita y retrasa la absorción intestinal del colesterol, al favorecer la mezcla con los ácidos biliares y que el conjunto se elimine por las heces.

Pescado azul: tienen de media unos diez gramos de grasa rica en ácidos grasos poliinsaturados de la serie omega-3, que nos ayudan a disminuir el colesterol y los triglicéridos, así como mejoran las funciones de nuestro sistema cardiovascular y disminuyen la presión sanguínea. Los expertos en nutrición aconsejan un consumo de pescado azul fresco de dos a tres veces por semana, de 140 g por ración por persona y día. Algunos pescados azules son: salmón, atún, sardinas, etc.

¿Qué más puedo hacer para reducir el colesterol?

Ejercicio: muchos estudios han demostrado los beneficios claros que la actividad física reporta al organismo en personas de todas las edades. 30 minutos diarios de ejercicio moderado pueden elevar las concentraciones de colesterol “bueno” y bajar el colesterol “malo.

Cuando comes en el restaurante: si por tu trabajo te ves obligado a comer fuera de casa, no tienes por qué no controlar las grasas. Debes elegir bien el menú y reducir las porciones. Escoge comidas a la parrilla, al horno o vapor, evita los fritos y las salsas. Además, practica controlar las porciones, por ejemplo, pidiendo media porción de un plato.

Lee bien las etiquetas de los productos: al comprar, fíjate bien en la tabla de Información Nutricional y escoge alimentos con niveles bajos en grasas saturadas, ácidos grasos trans y colesterol. Los expertos recomiendan mantener el consumo de estos nutrientes lo más bajo que sea posible, y a la vez, tener una dieta nutricionalmente adecuada.

Aléjate del estrés: el colesterol alto también tiene mucho que ver con el estilo de vida que llevas. Además de comer sano y ejercitarte, debes bajar el nivel de estrés, que puede elevar la presión arterial y aumentar el riesgo de ateroesclerosis, que se produce cuando la placa de colesterol se acumula en las arterias.

Controlar el peso: bajar de peso y mantenerte en el adecuado te ayudará a reducir el colesterol “malo”. En la mayoría de las personas, el colesterol alto es el resultado de un estilo de vida malsano, que normalmente incluye una alimentación rica en grasa, tener sobrepeso, consumir demasiado alcohol y ser poco activo.

Para mantenerte saludable y tener controlado el nivel de colesterol, sigue las indicaciones del médico en cuanto a los hábitos, medicamentos y revisiones. ¡Piensa que si cuentas con un estilo de vida saludable, obtendrás beneficios a corto y largo plazo!

Si deseas más información sobre nuestros Seguros de Gastos Médicos Mayores, puedes contactar con un Asesor al (01) 55 3536 3718 o enviar un correo electrónico a atencionaclientes@castilloyasociados.mx

Fuente: Castillo y Asociados

¿Cómo bajar el colesterol?

Bernabé Castillo Tenorio


Mi carrera inició en Seguros Monterrey, en el año de 1975. Junto con mi esposa Elisa Ayala, formamos la firma de asesoría financiera Castillo y Asociados (seguros, fianzas e inversiones) con más de 40 años de experiencia en el mercado mexicano.


Post navigation


Me interesa mucho tu opinión