Para usar tu seguro médico o de auto no tienes que padecer una enfermedad muy grave ni sufrir un accidente aparatoso; éstos tienen coberturas que sí puedes usar en tu día a día.

La gente que entiende el costo de un seguro sabe que se compran para jamás utilizarlos, en el mejor de los casos. Estas herramientas financieras permiten que tengas un control y protección para ti y tu familia.

Es importante que al considerar estadísticas de riesgo a gran escala e incluso a nivel del riesgo que hay en tu familia,  tengas en cuenta que las coberturas que te ofrecen algunos seguros. Si no entiendes y no conoces tu póliza, pagarás por un servicio que probablemente, no le darás el mayor uso posible aun y cuando no tengas un padecimiento grave.

En Castillo y Asociados te ofrecemos una gran variedad de Seguros para Vehículos  y Seguros de Gastos Médicos Mayores entre los que puedes elegir dependiendo de tus necesidades. En Autos te cubrimos con una R. Civil o cobertura completa, autos antiguos o de colección, coches de servicio público, transporte de carga o reparto, materiales para construcción, flotillas de vehículos autos y camiones, remolques y embarcaciones con motor fuera de borda. En Seguros de Gastos Médicos Mayores contamos con el producto más innovador Alfa Medical Flex, con acceso a toda nuestra red médica, tarifas accesibles y el respaldo de contar con una protección médica segura.

Para ello aquí te damos las siguientes recomendaciones para aprovechar tus pólizas al máximo:

#1 Conoce las exclusiones o condiciones de periodos de espera de tu seguro

Los periodos de espera son más comunes en el caso de los seguros médicos. Por ejemplo, una cláusula que encontrarás en la mayoría de las pólizas es la de embarazo. Por lo general, las aseguradoras establecen que deben pasar 10 meses a partir de que contrataste el seguro para cubrir tu embarazo y los gastos derivados del mismo, así como a tu bebé.

También hay enfermedades para las cuales no te cubren sino hasta que pasa un tiempo determinado. Y si hay preexistencia, es decir, si tuviste un factor de riesgo o padeces la enfermedad desde antes de contratar el seguro, lo más probable es que la excluyan de tu cobertura. 

#2 Entiende a la perfección el pago de deducible 

El deducible es menos complicado de lo que parece y aplica la misma regla para un seguro médico o de autos: a mayor pago de deducible, menor costo de póliza; a mayor costo de la póliza, menor pago de deducible.

El deducible es un porcentaje o cantidad que pagas a tu aseguradora en caso de una enfermedad o accidente, además del pago mensual de tu póliza. El tope de éste depende del tipo de cobertura que contrates; en el caso de los seguros médicos, depende de factores como el nivel de hospitales en los que puedes ser atendido.

#3 Aprovecha los detalles tu seguro médico

Muchos seguros médicos de gastos mayores incluyen beneficios a pequeña escala como descuentos en laboratorios, en servicios dentales, visitas de médicos a tu casa o incluso operaciones de los ojos. Conoce si tu cobertura los incluye y si no, pregunta por ellos. Quizá te cueste un poco más, pero son servicios que realmente usarás.

#4 Usa las asistencias de tus seguros de auto

En tanto, los seguros de auto incluyen servicios como grúa o asistencia mecánica. La próxima vez que te suceda algo en medio de la carretera, no esperes a un buen samaritano, llama a la aseguradora que tanto te cuesta.

Recuerda, la vida y el ahorro en seguros está en los detalles.

Si deseas más información sobre nuestros Seguros de Gastos Médicos Mayores y nuestros Seguros para Vehículos, puedes contactar con un Asesor al (01) 55 3536 3718 o enviar un correo electrónico a atencionaclientes@castilloyasociados.mx

Fuente: Forbes

Aprovecha al máximo tus seguros

Bernabé Castillo Tenorio


Mi carrera inició en Seguros Monterrey, en el año de 1975. Junto con mi esposa Elisa Ayala, formamos la firma de asesoría financiera Castillo y Asociados (seguros, fianzas e inversiones) con más de 40 años de experiencia en el mercado mexicano.


Post navigation


Me interesa mucho tu opinión